iPhone 13 Pro Max: análisis de 'la bestia' de Apple tras dos meses de uso intensivo

Apple vuelve a su rutina tras la crisis del COVID. La llegada del mes de septiembre vino acompañada de nuevos modelos de iPhone, el lanzamiento más importante de la compañía y el que más espectación genera. El iPhone 13 Pro Max es la prueba y hemos tenido la oportunidad de analizarlo con detenimiento, para escribir este completo análisis sobre sus nuevas funciones.

Al tratarse de un análisis largo, te recomiendo que accedas al apartado más interesante para tu interés a través del siguiente índice:

  1. Diseño del iPhone 13 Pro Max
  2. Pantalla del iPhone 13 Pro Max
  3. Sonido del iPhone 13 Pro Max
  4. Conectividad del iPhone 13 Pro Max
  5. Batería del iPhone 13 Pro Max
  6. Cámara del iPhone 13 Pro Max
  7. Rendimiento del iPhone 13 Pro Max
  8. iOS 15
  9. Conclusión y precio: ¿cuál compro?

Diseño: elegante y continuista

El diseño del nuevo iPhone 13 Pro Max es muy similar al que vimos en la gama de los iPhone 12. Mantiene los icónicos bordes rectos que hicieron que los iPhone despegasen, pero vienen con una sorpresa: su nuevo notch, mucho más pequeño que el anterior.

El notch anterior se había convertido en un sello de los iPhone, ya que no había reducido su tamaño desde que se presentó el iPhone X, que rompió con el antiguo diseño de botón "Home" y marcos. Ahora, la compañía ha decidido hacerlo más pequeño, algo que se nota especialmente cuando usamos el iPhone respecto a las versiones anteriores.

También mantienen la trasera mate de los Pro, que ofrece sensación premium y evita que las huellas se queden marcadas en la parte de atrás. No corre la misma suerte el lateral del teléfono, que se ensucia con mucha mayor facilidad. En general, esto no será un problema ya que, usualmente, se llevan con funda.

El tamaño del iPhone 13 Pro Max, por su parte, no está hecho para todo el mundo. Se trata de un teléfono muy grande, que para ciertas personas puede ser excesivo. Especialmente para quienes cuenten con las manos algo más pequeñas. En cualquier caso, recomiendo probarlo en la Apple Store u otro punto de venta antes de comprarlo, para saber si debemos optar por este tamaño o uno inferior.

Una vez pasada esta barrera, sí es cierto que el iPhone 13 Pro Max también cuenta con ventajas. A quienes nos gusta disfrutar de contenido multimedia a menudo con nuestro iPhone, una pantalla tan grande, como desgranaremos luego, puede ser una buena aliada en ciertos momentos.

Otro detalle importante es que este iPhone cuenta con certificación IP68 al polvo y agua. Esto permite que el terminal se pueda mojar hasta 6 metros durante una media hora. Es importante recordar que esta certificación es para el iPhone recién salido de la caja y que puede perderla conforme hagamos uso del teléfono.

Por supuesto, aunque se haya reducido el notch, Apple ha conseguido miniaturizar Face ID y, gracias a ello, podemos seguir disfrutando de ella. La pandemia, sin embargo, ha sido un especial freno para esta tecnología tras la llegada de las mascarillas. Parece que poco a poco volveremos a la normalidad y dejará de ser tan molesto tener que introducir el código una y otra vez mientras las llevamos puestas.

Pantalla: la mejor de la historia de los iPhone

La pantalla de este iPhone es incluso mejor que antes y viene con un cambio que consigue que se trate de la pantalla definitiva. De hecho, según un completo análisis de DXOMark se trata de la mejor pantalla montada en un teléfono, aún por encima de los terminales Samsung, el proveedor de las pantallas del iPhone.

Esto es posible gracias a su principal inclusión: la llegada de ProMotion al iPhone. Esta tecnología, con la que ya contábamos en el iPad desde hace unos años, permite adaptar la frecuencia de refresco de la pantalla según el uso. Este nuevo iPhone es especialmente fluido en los momentos necesarios -como las transiciones- y reduce cuando la frecuencia a 10 Hz cuando no hay movimiento.

ProMotion era una de las características más demandadas de la pantalla y permite alcanzar 120 Hz en momentos concretos. Esto consigue un descenso en el consumo de batería, como mencionaremos luego en detalle.

La situación en Android con los terminales de 120Hz no es la misma, ya que esto se hace a nivel de sistema operativo en el iPhone y en Android los desarrolladores son los que optimizan o no la aplicación, por lo que la batería termina siendo mejor en los iPhone.

No obstante, es cierto que cuando activamos el modo ahorro de batería, los fotogramas por segundo con los que cuenta el iPhone se reducen en exceso. Mi percepción es que más que en modelos anteriores, aunque tal vez sea por que se nota la diferencia entre cuándo está ProMotion activo a cuando no.

La fidelidad del color de la pantalla es una de los grandes logros que abanderan los iPhone desde que se cambiaron los paneles IPS a OLED, primero en las gamas más altas y el año pasado en todos los iPhone nuevos. Esta fidelidad se mantiene incluso cuando vemos el iPhone desde el lateral. Esto permite mayor realismo en las imágenes que vemos.

Nota informativa: OLED es una tecnología que permite que, cuando la pantalla reproduce negros, se apaguen los píxeles correspondientes. Este cambio fue muy significativo pero la tecnología contaba con ciertas desventajas como una gran saturación de la pantalla, que se han ido puliendo con el tiempo.

La pantalla cuenta con 6,7 pulgadas y una resolución de hasta 478 píxeles por pulgada. Como vemos, se trata de una gran pantalla, lejos ya de las 5,5 de los modelos Plus del iPhone 6, 7 e incluso 8, pero con un ratio de pantalla también mucho más elevado que antes.

El brillo también se ve mejorado con este nuevo iPhone en ambos modelos Pro. Alcanza los 1000 nits en situaciones normales y 1200 cuando reproduce. El iPhone mantiene la posibilidad de adaptar su pantalla mediante true tone. Esto hace que sea posible que nuestra pantalla sea más cálida o fría dependiendo del entorno. También incluye la tecnología Night Shift, que genera por la noche un tono mucho más cálido.

Sonido: pocas opciones tan buenas

El iPhone 13 Pro Max no es menos que sus antecesores en este aspecto. El sonido es una de esas cosas en los móviles en las que el tamaño importa. Y es por eso por lo que el iPhone 13 Pro Max es la mejor opción si buscamos más potente, al contar con altavoces más grandes que los de sus hermanos.

La diferencia entre la música de un smartphone a otro es uno de los apartados por los que enseguida nos damos cuenta si un terminal es de gama alta o no. Apple lidera este punto de forma silenciosa, generando que el audio del iPhone pueda ser inmersivo gracias a Dolby Atmos.

A nivel del auricular para llamadas, lo cierto es que suena bastante bien y se ha movido de ubicación respecto al iPhone 12 Pro Max -ahora está encima del notch-. A nivel de micrófono, tampoco ha habido ningún problema durante su uso y los interlocutores de la llamada pueden entender sin problemas al emisor.

Cuando ponemos el volumen al máximo, a diferencia de otros terminales, el iPhone no distorsiona la música en absoluto, lo que nos lleva a que pocos móviles son capaces de representar tal cantidad de matices en este contexto.

Además, al tener un altavoz bastante potente, en entornos ruidosos el iPhone actúa bastante bien. Incluso en entornos como reuniones familiares o de amigos, el contenido del iPhone se escuchará sin problema. Esto hace unos años era totalmente impensable.

Mi recomendación personal es que vayas a una Apple Store -si es un factor importante para ti- y pruebes qué tal se escucha en un entorno tan ruidoso, como puede ser una tienda de Apple.

Conectividad: la estandarización del 5G

Esta nueva gama de iPhone sigue contando con 5G, aunque todavía no han exportado los iPhone con mmWave fuera de Estados Unidos, ni siquiera a China. Apple estuvo trabajando el pasado año con decenas de operadoras para que la quinta generación de conexión móvil estuviera optimizada para la mayoría de países.

La tecnología mmWave con la vuelta a la normalidad es cada vez más necesaria en mercados como el europeo y el chino, donde cada vez más se van a producir grandes aglomeraciones. La tecnología cuenta con la principal ventaja de poder llegar a velocidades nunca vistas antes en la industria, especialmente donde las ondas puedan llegar sin interferencias como un partido de fútbol o cualquier otra aglomeración, evitando también saturaciones en la red.

De momento, lo que sí que tendremos será el 5G que están desplegando las principales operadoras en las ciudades más importantes de España, aunque mi operadora no es compatible con esta tecnología y no hemos podido probarlo, como ya ocurrió el pasado año.

Para el ahorro de batería podemos seguir eligiendo la opción de usar 4G por defecto y 5G en caso de que necesitemos descargar grandes cantidades de datos, como ocurre cuando descargamos toda nuestra biblioteca musical o una película en Netflix.

Las bandas de 5G en España ya han sido licitadas por completo a las tres grandes operadoras: Telefónica, Orange y Vodafone, por lo que pronto tendremos velocidades superiores en nuestro país.

El iPhone continúa con SIM dual, aunque este año es el primero que es posible tener dual eSIM y, como antes, una nano SIM y una eSIM. A este respecto, os recomiendo un artículo que escribí sobre recorrer otros países con nuestra SIM y una eSIM para el país al que viajamos.

Por otro lado, el terminal cuenta con Bluetooth 5.0. Por lo que podemos seguir conectando dos AirPods distintos al mismo tiempo para poder compartir nuestra música con otra persona, por ejemplo, en un avión, donde escuchar música bien solo con un auricular puede ser misión imposible. También es una buena opción a nivel higiénico, para no compartir auriculares.

Estos nuevos iPhone siguen contando con dos chips NFC, uno para detectar los accesorios magsafe y otro para poder pagar con el móvil y en ciertas ciudades ir en transporte público directamente desde Wallet.

Batería: ni las tareas más exigentes la agotarán

Este aspecto es cada vez mejor en los iPhone y especialmente en los Max, cuya batería está por encima a lo que encontrábamos en la anterior generación. Para que os hagáis una idea, estas son mis métricas de un día usando el iPhone.

Con un uso muy intensivo, el iPhone 13 Pro Max nos da un uso de 7 horas y 15 minutos con un 16% de batería restante y la VPN encendida durante todo el día. Desde luego, ese fue un día muy especial y concreto. Vamos a ver otro ejemplo:

Un día normal con un tiempo de uso de 3 horas y 40 minutos, principalmente en Safari, que copaba 1 hora y 14 minutos de ese tiempo. Instagram fue la aplicación que más recursos usó durante su uso y que más descargó la batería, a parte de Spotify, que utilizó el altavoz del teléfono. La batería continuaba al 60% de su capacidad cuando llegó la noche.

Mi móvil, que hasta ahora era el iPhone 12 Pro, se quedaba ya atrás tras un año de uso, especialmente de viaje, donde se descargaba rápidamente al hacer un uso intensivo de servicios de geoposicionamiento como GPS o Galileo, o la cámara de fotos. Viajando con el 13 Pro Max he tenido autonimía de sobra.

La batería de este iPhone, para un uso normal puede llegar a durar dos días completos, aunque el segundo día puede que se quede corto. Para usuarios más exigentes durará algo más de un día, aunque seguramente haga falta cargarlo por la noche.

Apple presta cada vez más atención a la batería, ya que hubo una época en la que les generó bastantes polémicas, especialmente conforme se degradaba por el paso de los años. Es por esto por lo que cambiarla ahora nos cuesta, de forma oficial y con los componentes adecuados en una Apple Store, menos de 100 euros para todos los iPhone, con diferentes gamas de precios dependiendo del modelo.

Tras las primeras burlas el año pasado por el resto de fabricantes, al final han acabado adoptando todos la misma estrategia. Los móviles de gama alta, en su mayoría, ya no traen el cargador en la caja, lo que supone un gran ahorro a nivel logístico y medioambiental para las empresas, cuyas cajas son mucho menos voluminosas.

¿Qué puedes hacer ahora? Vamos a evaluar los casos posibles:

  • Tengo cargador del iPhone de otro año: no hay problema, lo puedes usar para este.
  • Tengo adaptador a la corriente tipo C de otro producto: no hay problema, tienes el cable tipo C a Lightning en la caja.
  • Tengo un adaptador a la corriente de USB: compro un cable USB a Lightning.
  • Tengo un cargador inalámbrico: no hay problema, lo puedes cargar con él.

Como vemos, hay alternativas de todo tipo, desde MagSafe de Apple, pasando por un pequeño cargador de Anker que utiliza el cable de la caja, así como un cargador inalámbrico como el Huawei que vemos en la imagen. Lo importante es que no nos van a faltar alternativas en ningún momento.

Es el segundo año que los iPhone llevan Magsafe. Este cargador especial se adhiere magnéticamente a la trasera del teléfono y cada vez cuenta con más usos. Un ejemplo es la batería externa que se acopla a la parte trasera del terminal y que ha presentado Apple recientemente, así como la cartera oficial o el soporte para coches de terceros. Cada vez esta tecnología cuenta con mayores opciones.

De hecho, tenemos una alternativa propia con la que podemos tener en un solo producto un cargador MagSafe doble para el iPhone y un cargador para nuestro Apple Watch. Este nos puede ser muy útil especialmente cuando tenemos ambos productos y nos vamos de viaje.

Cámara: apuestas arriesgadas en un apartado excelente

La cámara no solo es mejor, si no que todavía es más grande. De hecho, conforme han pasado los años ha tomado mayor relevancia en la parte trasera del dispositivo, hasta verse un módulo que permite tener unos sensores más grandes que captan, al mismo tiempo, más luz.

El módulo se compone tres cámaras de doce megapíxeles y un sensor LiDAR que permite detectar las distancias a las que se encuentran los objetos. Todo esto viene acompañado de un gran trabajo de machine learning, que está entrenado para optimizar el resultado.

Este año la cámara cuenta con novedades como son la llegada del modo Macro, nuevo teleobjetivo, la capacidad de grabación en el formato ProRES, modo cine, estilos fotográficos. De todo ello vamos a hablar tras el análisis técnico de las cámaras.

La cámara principal cuenta con una apertura ƒ/1,5; el sensor ultra gran angular ƒ/1,8 y el sensor teleobjetivo ƒ/2,8. Esto implica que en condiciones de baja luminosidad, en ocasiones, dicho sensor no se cambiará automáticamente.

El nuevo sensor tiene hasta tres aumentos, algo nunca antes visto en un iPhone, y que comparte con el iPhone 13 Pro. El pasado año, ya hubo un acercamiento en el Pro Max hasta dos aumentos y medio, aunque el Pro se mantenía en los dos aumentos.

Personalmente cuento con un dilema a este respecto, ya que no sé qué es más versátil o cómodo. Poder hacer zoom x3 ofrece un mundo de captura de detalles, por ejemplo, arquitectónicos, al que nunca antes se había podido acceder en Apple pero el x2 ofrecía uno de los modos retrato más espectaculares del mercado, que ahora es más complicado realizar, al tenerse que alejar todavía más del sujeto y ser, generalmente, de primer plano.

Nota informativa: las imágenes que se presentan a continuación de ahora en adelante han sido comprimidas mínimamente con el fin de conseguir una mejor experiencia de lectura.

El sensor LiDAR entra en acción en este aspecto, llegando a conseguir muy buenos resultados en el modo retrato por la noche, mapeando a qué distancia se encuentra el sujeto y creando ese efecto de desenfoque tan particular como nunca antes gracias, también, al modo noche implantando con el iPhone 11 Pro Max. Apple, junto a Google, siempre ha apostado por la tecnología de reconocimiento de objetos y personas en imágenes.

Respecto al modo retrato, el iPhone se mantiene como uno de los líderes del mercado, aunque para ciertos objetos sigue siendo algo peor que otros terminales de la competencia. No obstante, como propulsor de este modo, Apple ha mejorado mucho el retrato en los últimos iPhone que ha lanzado, especialmente en personas, donde es prácticamente perfecto con el recorte.

El ultra gran angular es un sensor cada vez más práctico, que sigue puliendo las deficiencias de los introducidos en generaciones anteriores. Cada vez hablamos de un sensor más luminoso, lo que hace que no tenga que hacer uso tan frecuentemente del modo noche.

El sensor logra captar hasta 120 grados de nuestro entorno, lo que puede ser muy interesante para situaciones concretas en las que queramos captar más detalles de nuestro entorno. Este sensor, en nuestras pruebas, ha funcionado correctamente.

Foto macro tomada con el iPhone 13 Pro Max

El modo macro llega este año de la mano del sensor ultra gran angular y, cambia automáticamente de cámara cuando estamos tratando de hacer una foto a un objeto más cercano, siendo capaz de seguir enfocando directamente al sujeto u objeto que estemos tratando de fotografiar.

Lo cierto es que los resultados son bastante buenos pero cuenta con un fallo: no se podía desactivar. En mi caso, cuando he estado tratando de hacer una foto a través de una verja, el iPhone era incapaz de ajustarse por lo cerca que estaba de la misma y no fui capaz de hacer la foto. Apple ha respondido con una actualización que permite desactivar esta función si queremos.

La cámara gran angular, es decir, la que generalmente se utiliza para tomar fotografías o videos es la joya de la corona de esta generación y, de nuevo, vuelve a ser mejorada. La apertura es capaz de obtener más luz que hasta el momento, por lo que es capaz de obtener muy buenas fotos de noche.

Como vemos, las imágenes que se captan con este sensor son del todo luminosas y captan gran parte de la información. El sensor gran angular es el más perfeccionado de todos y eso se puede ver en la siguiente galería.

La cámara teleobjetivo, no obstante, me tiene dividido. Es posiblemente la cámara que más uso para capturar detalles, pero los Modo Retrato que se conseguían hasta el momento con dos aumentos serán más complicados de conseguir. De hecho, con dos aumentos, estos retratos salían de cine y ahora hay que separarse mucho más del sujeto para conseguir lograrlos.

Respecto a otro de los inconvenientes de esta cámara, podemos apreciar una pérdida de luminosidad por su apertura respeto a las anteriores generaciones al haber aumentado la capacidad del teleobjetivo. Esto es algo que ya había ocurrido en la competencia por este tipo de sensores.

Panorámica hecha con el sensor teleobjetivo

El problema viene cuando, haciendo zoom, no podemos elegir que se haga sí o sí con la cámara teleobjetivo, sino que el iPhone elige la cámara gran angular con zoom digital en condiciones de poca luz en vez del teleobjetivo, aunque pierda nitidez. Si capturamos antes de tiempo el resultado podría llegar a ser de muy baja calidad.

El modo noche, por su parte sigue funcionando estupendamente. Para quién no conozca su funcionamiento, trata de obtener la mayor cantidad de luz posible de un modo similar al que funcionan las cámaras tradicionales, que tras unos segundos, trata de obtener más luz para la foto. Muchas de las fotos anteriores están hechas con este modo.

La cámara frontal es de 12 MP y es compatible con estilos fotográficos, una nueva herramienta que ha sacado Apple para poder cambiar los estilos de la foto desde el momento en el que se capturan manteniendo un color de piel correcto. Esto lo hacen gracias a su procesador A15 Bionic, del que hablaremos en la siguiente sección.

Los estilos fotográficos son una de las grandes novedades de este año. Estos se activan directamente desde la interfaz de la cámara y permiten personalizar únicamente dos parámetros: tono y temperatura. En general, tú puedes personalizarlo a tu gusto, pero vienen una serie de cuatro modos que puedes poner por defecto.

Modo "intenso frío" en una de las fotos capturadas

Se trata de "Intenso frío", "Brillante", "Cálido" y "Frío". Que elijas uno u otro depende totalmente de ti y de la foto que estés capturando, por lo que podemos decir que está llegando al iPhone la personalización de las fotografías. La gracia de este modo es que, aunque pueda saturar más o menos la foto, es capaz de respetar las pieles de los sujetos y no cambiarlas en exceso en relación al modo en el que estamos tomando la foto.

Esto tiene poco que ver con la captura de una foto en manual, como haríamos en una réflex, pero es una buena opción para que los usuarios que cuenten con esta funcionalidad (disponible en la gama de los iPhone 13), puedan jugar con la imágenes que capturan y mejorarlas a su gusto.

El iPhone es el máximo referente cuando hablamos en vídeo en un móvil pero este año viene acompañado de una gran novedad: la capacidad de elegir el enfoque en tiempo real. Esta opción se llama cinematográfico, y se encuentra en la cámara justo entre vídeo y cámara lenta.

Con la misma podemos jugar a ser directores de fotografía de nuestros propios videos y, lo cierto, es muy visual, aunque puede llegar a contar con algún fallo, ya que hace el procesamiento del desenfoque en tiempo real. En cualquier caso, sabiendo esto, Apple da la oportunidad a los usuarios a que puedan editar el enfoque tras haber realizado el video.

Todo esto demuestra la potencia de procesamiento con la que cuenta el nuevo iPhone, que es capaz de ofrecer al usuario la posibilidad de editar un enfoque en el video, completamente hecho por software, a posteriori. Esta opción se acciona directamente desde la propia app de fotos del iPhone.

A nivel de estabilización, un año más, el iPhone parece que grabe con un gimbal, que es un estabilizado óptico por hardware que se conecta a la cámara o incluso al móvil. El iPhone cuenta con una estabilización óptica por desplazamiento del sensor para la cámara principal (gran angular), y estabilizador hardware tanto en esa cámara como en la teleobjetivo.

No obstante, el ultra gran angular, que no cuenta con estabilizador físico, es capaz de hacer videos totalmente estabilizados pero, con condiciones de baja luminosidad para el sensor, esta funcionalidad se desactiva de forma automática, incluso mientras hacemos el video, por lo que los resultados no son los esperados en esa situación.

Rendimiento

Los procesadores en los iPhone cada vez son más rápidos. La prestigiosa revista de tecnología móvil Anadtech ya publicó un informe en el que destacaba que era incluso más rápido respecto a la competencia de lo que, en un principio, había publicado Apple.

Apple sigue apostando por sus propios procesadores cada vez con más fuerza y, de nuevo, bajo la arquitectura ARM, llega al iPhone el nuevo A15 Bionic. Cuenta con una CPU con seis núcleos y con una GPU de cinco. Respecto a la primera contamos con dos dedicados al rendimiento y otros cuatro a la eficiencia.

Apple promete que contará con una GPU con un 50% más de rendimiento respecto a cualquier otro smartphone en el mercado. Además, realiza muchos de los procesamiento, como Siri, directamente desde el propio terminal. Esto genera que algunas preguntas puedan responderse rápidamente y sin conexión.

Además, para hacer posible todo lo que hemos mencionado antes relativo a la inteligencia artificial que utiliza la cámara como el desenfoque en tiempo real cuando realizamos video se realiza gracias a un Neural Engine, o procesador neuronal, de 16 nucleos. Este es capaz de hacer 15,8 billones de operaciones por segundo.

Este procesador no solo aportará una potencia superior, si no que también ayudará a que el gasto de batería sea inferior. La eficiencia es uno de esos puntos desconocidos en los procesadores móviles, aunque probablemente uno de los más importantes. Ese es el motivo por el que Apple ha llevado su arquitectura a los Mac.

Gracias a esta capacidad de procesamiento, el iPhone es capaz de realizar tareas novedosas como el modo cine, como ya hemos contado, totalmente por software; así como poder editar el efecto a posteriori.

iOS 15

El iPhone 13 Pro Max viene directamente con iOS 15, la nueva versión del sistema operativo de Apple. Este año viene cargado de novedades pero las principales son las siguientes:

  • Con FaceTime ahora se puede ver una película, una serie, una app como TikTok o escuchar una canción con nuestros amigos o familia al mismo tiempo. De hecho podemos incluso hasta compartir la pantalla para ver una web juntos o planificar un viaje. El micrófono ahora es capaz de eliminar sonidos de fondo con bastante eficacia, así como desenfocar el fondo. Por último, es posible mandar un enlace para nuestra videollamada para que nuestros amigos puedan acceder desde su navegador si no tienen ningún dispositivo de la marca.
  • A partir de ahora podemos tener modos de concentración, el cambio más potente con la llegada de este nuevo sistema operativo. Podemos crear modos concretos para situaciones determinadas como por ejemplo el trabajo, creando pantallas completamente personalizadas para cada ocasión. Esta es seguramente, además, mi funcionalidad favorita. Además, es capaz de avisar por Mensajes si tenemos alguno de estos modos activados, en caso de haberlo configurado así.
  • Además, contamos con notificaciones rediseñadas y un resumen diario que podemos programar. Lo cierto es que tengo todas las notificaciones desactivadas prácticamente al completo. Odio que el iPhone me distraiga, por lo que esta funcionalidad no me ha hecho mucho papel.
  • Los mapas ahora son mucho más vistosos. El modo tridimensional ahora llega al modo Explorar, llegando a un nivel de detalle increíble tanto de día como de noche. También cuentan con funcionalidades nuevas para transporte público, como avisarte cuándo estés llegando a la estación o parada correspondiente.
  • Safari ahora cuenta con un rediseño que incluye la barra de búsqueda en la parte inferior, algo que se puede colocar en ajustes de nuevo en la parte superior.
  • En la cartera ahora podemos poner las llaves de casa, hoteles y oficina, algo que ya se probó a través de algunos coches BMW.
  • Gracias a las técnicas OCR, es posible copiar textos directamente desde las fotos e incluso traducirlos. Los recuerdos fotográficos ahora pueden usar canciones de Apple Music.
  • La salud también ha mejorado todavía más, pudiendo compartir los datos con nuestros familiares y amigos si queremos, así como conocer nuestra estabilidad mientras andamos o la velocidad a la que subimos y bajamos escaleras.
  • Siri ahora almacena los audios directamente en el dispositivo, algo que antes hacía directamente en la nube. Los correos ahora evitan rastreadores.
  • La aplicación de el tiempo ha sido completamente rediseñado para poder mostrar mapas meteorológicos y ver la calidad del aire de nuestra zona gracias a las estaciones meteorológicas cercanas.
  • iCloud+ llega para proteger a todos aquellos que tengan o contraten iCloud. Esta funcionalidad permite almacenar más cámaras de seguridad que hasta el momento, así como llevar ocultar el correo y nuestra actividad web. Todas estas son funcionalidades relacionadas con la privacidad.

Todas las novedades se encuentran detalladas en las página web de Apple.

Conclusiones

Este iPhone es el más potente de Apple, mejorando en batería y pantalla a su compañero de gama. No obstante, no es para todo el mundo, ¿es para ti?

  • ¿El mejor iPhone posible? Entonces ese: si tienes posibilidades de comprarte el mejor iPhone que Apple ha lanzado hasta la fecha, entonces debes comprarte este iPhone 13 Pro Max. No hay otro mejor, especialmente en autonomía.
  • Los móviles grandes son idóneos para ti: únicamente hay un iPhone tan grande y ese puede ser el motivo por el que quieras comprártelo. Si quieres disfrutar de tus series, películas o tiktoks favoritos en una pantalla enorme, este es tu iPhone.
  • La mejor autonomía en un iPhone: la batería de este iPhone es inagotable. Lo cierto es que pocos móviles cuentan con tantísima autonomía, gracias a una batería todavía más grande, un procesador más eficiente y un sistema operativo más optimizado que nunca.
  • ¿Mejor cámara? Aquí es: la mejor de las cámaras en un iPhone ya no es exclusiva del Pro Max. Este año comparten cámara con los Pro, y cuentan con diferencias como ProRes respecto a la gama normal.
  • Sonido de cine: al ser un terminal más grande y unos altavoces de mayor tamaño, también conseguimos un sonido más potente. Este año, el ganador de la gama de los iPhone 13 es este modelo.

Si queremos acceder a la gama Pro debemos tener las cosas claras, las mejoras son pocas pero significantes: la llegada de Pro Motion abre una nueva brecha entre ambas gamas en cuánto a la pantalla, la batería también será superior aunque ambos modelos Pro cuenten con un aumento y la tercera cámara siempre aportará mayor flexibilidad si te gusta la fotografía.

Para mí la autonomía es fundamental como un punto de inflexión en la selección de nuestro iPhone y con esta versión no nos arrepentiremos, aunque tenemos que tener en cuenta el tamaño, ya que si somos de terminales pequeños, este iPhone tampoco será nuestra mejor opción.

En cualquier caso, si queremos tener el más completo de los últimos teléfonos de Apple, tenemos que tener en cuenta una premisa muy clara: el iPhone más grande es, de nuevo, el mejor de los iPhone.

Este terminal ha sido cedido por parte de Apple temporalmente para fines de análisis.

Artículos relacionados