Mi experiencia con Apple Pay.

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Apple Pay es la nueva forma de pagar.

 

No llevo ni una semana con Apple Pay y puedo decir que Apple ha revolucionado la forma de pagar. Sin más rodeos.

No tener que sacar la cartera ni estar pendiente de tenerla en un sitio al que puedas acceder con el consiguiente peligro de perderla que eso lleva, con Apple Pay eso no sucede.

Y si tienes tu Apple Watch ya es otro mundo, ni siquiera tienes que sacar el móvil del bolsillo. Es mucho más rápido y sencillo que con una tarjeta normal y ya no digamos que con dinero efectivo.

Solo tienes que acercar el iPhone al datáfono o terminal de pago contactless. Sin tocar ningún botón, con el teléfono bloqueado. El mismo iPhone detecta que hay un terminal de pago y enciende la pantalla. Sale tu tarjeta preferida y pidiéndote que pongas la huella. Toda esta acción no requiere ni un segundo. Y si el terminal de pago está actualizado no requiere el código pin ni en compras superiores a 20€.

Con el reloj solo necesitas dar dos toques al botón y acercarlo al terminal, al instante te dará un toque en tu piel diciéndote que ya se ha realizado el pago. Sencillo, súper sencillo.

Es más seguro porque nunca pones en riesgo tu cartera, es más yo ya solo llevo el carnet de conducir y el DNI. Dejo la cartera porque no la necesito. Para poder pagar con tu iPhone necesitan tu huella dactilar y en caso de perder el teléfono solo tenemos que meternos en iCloud.com y ya no hay peligro de que lo usen.

La primera vez que lo usé sentí que ya nunca más iba a volver a pagar de la forma tradicional. Te olvidas de llevar dinero encima y de otras preocupaciones. Además, en la aplicación Wallet te viene un resumen de todos tus pagos. Un gran acierto de Apple que espero que acaben imitando todos los demás.

Compartir.