La compañía californiana ha comprado el servicio de música clásica Primephonic. Según Apple, este servicio ofrece a sus clientes una experiencia excepcional en cuanto a la búsqueda, navegación y selección por expertos de música clásica, así como una gran calidad de sonido.

Apple sigue fidelizando sus servicios, una de las principales fuentes de ingresos de su compañía

La idea de Apple es añadir este servicio a la suscripción de Apple Music. Los usuarios de Primephonic, en principio, tendrán acceso a los mismos beneficios por los que estaban pagando ahora pero, además, con acceso a toda la plataforma musical de Apple. Lo mismo, por supuesto, en caso de que estuvieras pagando Apple Music, que podrás tener acceso sin coste adicional a la app de música clásica, cuyo nombre todavía no ha transcendido.

«Primephonic se creó para asegurar que la música clásica seguiría siendo relevante para las generaciones futuras. Juntos, Primephonic y Apple pueden cumplir esa misión y poner el género al alcance del mundo entero.»

Gordon P. Getty, uno de los principales accionistas de Primephonic

Queda la duda sobre si los usuarios que utilizaban esta aplicación en Android o Windows podrán seguir como hasta la fecha pero en la aplicación de Apple Music, en la app independiente que está preparando Apple, o si solo se podrá usar desde dispositivos de la compañía.

La aplicación original, Primephonic, ya no acepta nuevos usuarios y dejará de estar disponible en tan solo 8 días, el 7 de septiembre de 2021. Los usuarios de la app recibirán seis meses de Apple Music de forma totalmente gratuita.

La idea de Apple para esta aplicación es lanzar una app dedicada para música clásica que aglutine todas las funcionalidades que hasta ahora tenía Primephonic, con las funcionalidades de la misma. y que estará lista el próximo año. No obstante, la compañía corre el riesgo de que, mientras llega la nueva aplicación, haya un éxodo de usuarios hacia otras aplicaciones de streaming de música clásica como Idagio.

Apple busca con este movimiento diferenciarse de Spotify y otros competidores, ofreciendo otros servicios a los que los estos no tienen acceso, mientras fideliza a todos estos usuarios en su plataforma de streaming. Además, el hecho de crear una aplicación extra es un lujo que únicamente se puede permitir Apple, pudiendo preinstalar la aplicación en millones de dispositivos con tan solo una actualización.