Los extraños movimientos en la venta y distribución del Apple Watch

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +
Apple Watch Acero

Es probable que los razonamientos que se encuentren en este artículo pudieran resultar y catalogar como inmerso en las teorías conspiranoicas contra Apple pero, que queréis que os diga, da que pensar los extraños movimientos que ha seguido la compañía de la manzana mordida en la venta y distribución de su dispositivo más personal, como bien han sabido definir sus directivos, el Apple Watch, quebrando por completo todas las reglas no escritas del marketing.

Pero pongámonos en situación e intentemos posicionarnos en el tiempo dónde todo comenzó, allá por el 9 de septiembre de 2014, cuando al presentar los dos flamantes iPhone, el 6 y el extra-grande 6 Plus, finalizó la keynote con un aclamado “one more thing”, adelantando lo que a la postre sería el Apple Watch e indicando, para sorpresa de propios y extraños, que hasta “early 2015” no se vendería; resultaba un intento no disimulado de poner sobre la mesa su reloj aún inacabado para evitar esos grotescos videos de filtraciones en fábricas chinas.

Modelos del Apple Watch

Distintos modelos del Apple Watch

Los días y meses pasaban (octubre, noviembre, diciembre, enero, febrero), y todos nos preguntábamos cuál era la razón de que se dilatara en el tiempo la presentación oficial y posterior venta del relojito dichoso, que a estas alturas todos queríamos, y el ansiado día llegó, el pasado 9 de marzo, como todos sabéis, se hizo oficial por todo lo alto. Es evidente que, siendo generoso, marzo nunca fue un mes a principio de año, primer síntoma claro de que algo no marchaba cómo de costumbre.

Por si fuera poca la demora, se nos dice que el dispositivo se podrá pre-reservar el 10 de abril, poniéndose finalmente a la venta el 24 de ese mes. Cierto es que los productos nuevos no se tiene previsión de lo que pueda venderse, haciendo más complicado el aparato de producción para que se adecúe a la verdadera demanda hasta entonces desconocida pero lo que resultaba de todo punto incomprensible es que Apple tuviera que esperar siete largos meses para poner en venta su reloj, nuevo síntoma de que existía algo más que no podían contarnos.

Apple Watch

Watch face del Apple Watch

El remate de todo este maremagnun fue que usuarios que pretendían la reserva del reloj, transcurridos apenas cuatro minutos de la apertura de esa posibilidad, veían que su compra se demoraba en el plazo de entrega hasta mayo e incluso junio, sorprendiendo que únicamente se pudiera comprar online y no en las propias tiendas físicas de Apple; bueno, eso no es del todo cierto, ya que según se ha venido comentando, se han vendido Apple Watch en distintas tiendas de lujo de E.E.U.U., Europa y China el mismo día 24 de abril más no en las tiendas de Apple, no debiendo olvidarme que, al parecer, cuando uno compra el dispositivo online no puede recogerlo en tienda sino directamente en tu domicilio (se acabó la picaresca de comprarlo en la web de Francia e ir al vecino país para recogerlo en sus tiendas, necesitando un domicilio físico para el envío).

Y esto ha ocurrido en la primera tanda de países dónde han tenido la suerte de comprarlo ya que en España, por ejemplo, no sabemos cuando llegará, probablemente a finales de junio (la pre-reserva probablemente, su venta será otro cantar).

Todo esto no podía ser fruto de una política de marketing especial, haciendo aumentar sin compasión el “hype” de los futuros compradores, debía haber algo más.

Mi teoría conspiranoica, quizás alejada de la realidad o quizás no tanto, consistiría en una serie de factores que han confluido y que han dado como resultado el nefasto proceso de venta de su reloj, a saber:

  • Es probable que en el proceso de construcción de este wearable, por parte de Apple hayan intentado ser pretensiosos y hacer el mejor producto posible, con un aumento considerable de su batería o la posibilidad de obtener nuevos datos de salud por nuevos sensores, lo cual ha redundado en el transcurso excesivo de tiempo. Esto denota un cierto grado de indeterminación y falta absoluta de previsión impropia de una compañía de su excelencia y experiencia en hardware de consumo, lo que por otra parte esta posible pretensión ha quedado en saco vacío.

  • Han existido problemas graves de suministro y producción del dispositivo. No puedo creerme que Apple no tuviera una previsión del número de unidades que se pondrían a la venta y el hecho de no poder absorber la gran demanda no hace más que confirmar estos malos augurios. Informaciones recientes afirman con todo lujo de detalles que han tenido problemas con el Taptic Engine, lo cual está retrasando las ventas.

  •  Todo ello queda confirmado con el hecho de que no pueda venderse el reloj en las tiendas de Apple, síntoma de que no existe stock suficiente y es por ello que las ventas queden englobadas en un origen común, siendo así más fácil su distribución.

En conclusión, la venta del producto ha resultado ser, según mi modesta opinión, una auténtica chapuza impropia de una compañía con los recursos de que dispone Apple, demostrándose que en el terreno de la tecnología de vanguardia hasta los grandes pueden equivocarse. El futuro y el grado de equivocación y/o satisfacción de los usuarios dictarán sentencia en cuanto al mayor o menor éxito del producto, no me cabe duda de que con el tiempo todo esto quedará en una simple anécdota pero Apple, a mi juicio, debe mostrarse inteligente y sagaz como lo viene siendo hasta ahora para evitar que vuelvan a producirse tamaños errores como los que en este artículo se han expuesto pues, ya se sabe, los fieles lo somos hasta que dejamos de serlo.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=y-waTi8BPdk]
Compartir.