El campo de las pulseras inteligentes es muy amplio con diversas opciones de marcas generalistas, todas con un diseño similar y funciones muy parejas. En este ecosistema, Oppo lanzó la Band Sport como su apuesta por una pulsera de gama media, un dispositivo muy completo, con puntos fuertes y débiles, pero con un resultado muy positivo.

Diseño sobrio que prima la comodidad

En términos de apariencia, esta Oppo Band Sport se asemeja a la competencia, una pulsera de color negro, con unos marcos pronunciados y en formato vertical. Ahora bien, tiene detalles en diseño que hacen que esté un escalón por encima del resto. En primer lugar, solo puede colocarse de una forma determinada en la pulsera, por lo que el usuario puede estar mucho más tranquilo de que el dispositivo no se salga de la pulsera. En segundo lugar, es muy cómoda en verano, no se resbala con el sudor y es muy cómoda cuando sales a hacer deporte o a la playa, donde el calor se combina con el deporte.

La correa que incluye en la caja es muy similar a cualquier correa convencional de una pulsera inteligente, fabricada en un material de tacto gomoso que sienta muy bien en la muñeca. La única diferencia es que al solo poder colocarse el dispositivo de una forma determinada, hay un marco de plástico dentro de la correa que ofrece un extra de protección a los bordes de la pulsera, siempre susceptibles a las caídas y los golpes.

Batería excelente aunque menor que la competencia

Sin ser un punto notablemente negativo, sí sorprende respecto a lo que había probado hasta la fecha. Después de un mes de uso, la batería depende mucho del nivel de brillo que tenga la pulsera. Al 20% se puede llegar a los nueve días, al 40% a los siete días, al 60% a los cinco o seis días, y a partir de ahí sobre los cuatro o cinco días. Ahora bien, en exteriores, la pantalla al 60% se ve perfectamente, y en interiores al 20%, con esa combinación se llega a los siete días sin problemas. La carga completa se puede alcanzar en poco más de una hora, aunque se puede llegar al 50% en unos veinte minutos.

Panel suficiente para cualquier condición lumínica

La intención de Oppo ha sido la de hacer un dispositivo que tenga la apariencia de que todo el frontal es una pantalla salvo el logo de la marca en la parte inferior, y es un efecto que está muy bien conseguido gracias a la tecnología de la pantalla y al diseño de la interfaz, de la que hablaremos con más detalle en el siguiente apartado.

El brillo es suficiente para cualquier situación, aunque una opción con algo menos de luz para poder mirarla por la noche, por ejemplo, sería un detalle que mejorar en esta Oppo Band Sport. Los colores son nítidos y la respuesta al tacto siempre ha sido muy buena, salvo cuando hay mucha agua, como al salir de la piscina o la ducha, donde suele dar algún toque falso.

Interfaz, Software y funciones

En términos de interfaz y software, Oppo ha diseñado un producto espectacular. Los menús están bien organizados, con un color para cada elemento, dando los detalles que interesan y sin apartados intrusivos. Los gestos para moverte por la interfaz son los habituales, cualquier persona con un smartphone podría entenderse con esta pulsera sin necesidad de un manual.

Entre los detalles que marcan un toque diferencial y positivo se encuentran cuestiones como: control de la reproducción de música, consulta del tiempo, control del nivel de oxígeno en sangre, buscar el teléfono o el control de la cámara, así como utilizarlo como reloj despertador. Los resultados, tanto en la medición del ritmo cardíaco como en los pasos es acertada y todas las funciones mencionadas cuentan con un apartado donde la interfaz es sencilla, completa y muy agradable de utilizar.

En el caso de querer salir a hacer deporte con esta pulsera, hay 13 funciones, entre las cuales se encuentra “ejercicio libre” por si ninguna encaja con lo que deseas hacer. Los resultados son muy completos y la evolución se puede ir consultado en la aplicación disponible para el teléfono móvil, que tiene una estética y un comportamiento similar al de la propia pulsera, aunque personalmente no la he utilizado demasiado ya que se puede consultar todo desde la pulsera. Sí, hasta los detalles de sueño del día anterior.

Como punto negativo solo nombraría que cuando estás reproduciendo música, pero al mismo tiempo estás mojando la pulsera, esta a veces da toques falsos, con ellos activa la pantalla y lo primero que sale es el control de la música, por lo que muchas veces en la ducha o en la piscina he acabado cambiando la canción o subiendo el volumen.

Conclusiones: una pulsera completa, eficaz y de calidad

Ciertos detalles, como medir el oxígeno en sangre, la interfaz, una pantalla oled con una función que va más allá de reducir el consumo de batería y las cuestiones de diseño, hacen que esta Oppo Band Sport sea la pulsera perfecta para aquellos que buscan gastar lo justo en un dispositivo de calidad que cumpla con las necesidades básicas de cualquier usuario promedio, así como con la de los aficionados a practicar algún deporte de forma amateur. Si quieres gastar poco en un dispositivo de este tipo y no te importan detalles como la duración de la batería o los toques falsos provocados por la presencia de agua, esta es tu pulsera.

Show Full Content

Sobre el autor Ver Posts

Jesús Lorda

Jesús estudia Periodismo en la Universidad de Valencia y desde 2017 está vinculado a Viatea en tareas de redacción, corrección y organización. Para él la excelencia informativa es primordial para que los lectores puedan tener al alcance información de calidad y la trata de garantizar a diario en Viatea.

Anterior Windows 365: el nuevo sistema de Microsoft en la nube
Siguiente Netflix presentará una plataforma de juegos móviles con su suscripción
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

imagen social instagram @viatea

imagen social facebook @viatea

imagen social twitter @viatea

imagen social telegram @viatea

imagen social instagram @viatea

Atrás
Cerrar
Cerrar