La ciencia avanza a pasos sin precedentes ofreciendo cada vez más innovaciones al mercado. En esta ocasión, es la industria minera la que recibe una noticia sorprendente, y es que un grupo de científicos ha desarrollado una nueva forma de crear diamantes a temperatura ambiente en un laboratorio, dejando la explotación de minas como cosa del pasado.

Científicos crean diamantes a temperatura ambiente desde cero

La industria de los diamantes es un sector enorme dentro del mercado mundial, que, de hecho, produjo más de 117 millones de dólares para el 2019. Sin embargo, hace poco entró al sector el desarrollo de diamantes de laboratorio para competir con los diamantes naturales extraídos de la explotación minera.

Diamantes creados a temperatura ambiente observados en microscopio.
Imagen microscópica de los diamantes de laboratorio

Un grupo de científicos liderados por la Universidad Nacional Australiana (ANU) decidieron desafiar a la naturaleza y fabricar en su laboratorio sus propios diamantes a temperatura ambiente. Tomando en cuenta que la creación de diamantes normalmente requiere de largos periodos de presión y temperaturas sumamente altas.

“Los diamantes naturales se forman generalmente durante miles de millones de años, a unos 150 kilómetros de profundidad en la Tierra, donde hay altas presiones y temperaturas superiores a los 1.000 grados Celsius”

Jodie Bradby, Profesora de la Universidad Nacional Australiana.

El equipo de científicos logró diseñar un técnica de presión que simula las condiciones naturales y permite obtener diamantes en tan solo unos minutos. Mediante sus experimentos, no solo obtuvieron diamantes comunes, como los que encontramos en algunas prendas de joyería, sino que además lograron generar Lonsdaleita, un tipo de piedra preciosa que suele encontrarse solo en los sitios de impacto de meteoritos.

¿Cómo es esto posible?

Para crear los diamantes, los científicos de la ANU emplearon una celda de yunque de diamante capaz de generar grandes cantidades de presión. De esta forma, consiguieron aplastar los átomos de carbono con una fuerza equivalente a 640 elefantes africanos sobre una zapatilla de ballet.

El giro de la historia es cómo aplicamos la presión. Además de presiones muy altas, permitimos que el carbono también experimente algo llamado ‘cizallamiento’, que es como una fuerza de torsión o deslizamiento. Creemos que esto permite que los átomos de carbono se muevan a su lugar y formen Lonsdaleita y diamantes regulares.

Jodie Bradby, profesora de la Universidad Nacional Australiana.

La investigación fue publicada en la revista Small, como muestra del gran desarrollo que está logrando la ciencia en la actualidad. Para evidencia de ello, hace poco un grupo de científicos decidió piratear los genes de los corales para salvarlos del cambio climático.

Esta no es la primera vez que se obtienen resultados efectivos de formación de diamantes a temperatura ambiente desde un laboratorio. Sin embargo, las formas puras que se han logrado obtener constituyen un enorme paso en este sector, que probablemente dé mucho de que hablar en el futuro.

Vía ANU

Show Full Content

Sobre el autor Ver Posts

Johnny Marin

Johnny es estudiante de quito año de Medicina de la Universidad de Oriente. Apasionado por la tecnología, ciencia y astronomía. Él cree que su estudio y expansión son la clave de un mejor futuro para la humanidad.

Anterior Samsung y RTVE transmiten contenido UHD 8K en DVB-T2 por primera vez
Siguiente Samsung presenta los nuevos Galaxy A12 y A02s, los primeros móviles que llegarán en el 2021
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

imagen social instagram @viatea

imagen social facebook @viatea

imagen social twitter @viatea

imagen social telegram @viatea

imagen social instagram @viatea

Atrás
Cerrar
Cerrar