Se acerca la Keynote de Apple, ¿sois de la generación intermedia?

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +
Celebración de la Keynote de Apple el 9 de septiembre de 2015

Keynote 09/09/2015

Existen muchos tipos de personas: las que les gusta la ducha o por el contrario un baño relajante, los que son del Sevilla F.C. o del R. Betis Balompié o del Madrid o Barça, los que adoran Android o son acérrimos defensores de la marca de la manzana mordida, los que prefieren Facebook a Twitter o al revés. En fin, la lista se podría transformar en inabarcable, como la vida misma.

En un mismo nivel a la enumeración propuesta, me permito introducir en ese mismo saco a aquellos amantes de la tecnología y, más concretamente de Apple, que prefieren las generaciones intermedias del iPhone (iPhone 3Gs, iPhone 4s, Iphone 5s, ¿iPhone 6s?) a los teléfonos de primeras generaciones. Esta aseveración perfectamente podría servir para cualquier dispositivo que elija esta fórmula pero en esta ocasión me centraré en los teléfonos de Apple. En este artículo reflexivo pretendo sumergirme en el enigmático mundo de aquellos individuos (género neutro, no se me enfaden las féminas) que prefieren esas generaciones intermedias, de las cuales, debo reconocer, me incluyo, por encima incluso de los diseños puros y diferentes que suponen las primeras generaciones de un producto, al objeto de profundizar al detalle en las razones que esconden estos especímenes humanos para tamaña decisión.

Keynote en un iPhone

Keynote en un iPhone

Primer argumento:

Opino (cabe como siempre turno de réplica) que la causa principal para hacerse con modelos “s”, es la idea inconsciente (o consciente, según se mire) de que el dispositivo en cuestión lime aquellos defectos plausibles del modelo anterior. Pondré ejemplos y todos lo comprenderéis: el iPhone 4 tenía un diseño para la época en que fue construido que resultaba espectacular; esa trasera de cristal lo hacía tan vistoso que resultaba imposible sucumbir a sus encantos, pero no era perfecto, ¿os acordáis de la “antena-gate”?: ciertamente, si se utilizaba de una determinada manera el aparatito perdía cobertura de señal, así como os lo digo, quedando para los anales de la historia la rectificación chusquera de Apple regalando funditas que atenuaban el defecto. En el iPhone 4s se modificó su diseño interior de antenas para que no volviera a producirse el efecto nocivo de que un teléfono (no olvidemos que, aparte de hacer millones de cosas, es finalmente eso) no pudiera llamar o recibir llamadas de manera eficiente.

Los distintos modelos de un iPhone 6

iPhone 6

En el iPhone 5 se descascarillaba la pintura en los modelos negros, circunstancia que fue rectificada en el 5s. En conclusión, da la sensación y a las pruebas me remito, que los modelos intermedios modifican fallos de hardware, de diseño u otros que con un año de vida se manifiestan por su uso, lo cual teniendo en cuenta únicamente este punto de vista, resulta de persona sensata el esperar un año a que detecten problemas que luego queden definitivamente resueltos.

Segundo argumento:

Cómo segundo alegato a favor de los “s”, podríamos subrayar el hecho de que, no obstante el diseño sigue siendo el mismo que el modelo anterior (no seríamos los primeros que lo “cataríamos” y la novedad o sorpresa se perdería), se le dota de una tecnología lo suficientemente novedosa cómo para infundir la necesidad, probablemente falsa, de cambiarlo por el anterior. Ya sé que es un argumento algo escaso pues esto mismo se podría decir de los iPhone 4 con respecto al 5, del iPhone 5 para con el 6, y sucesivamente hasta el infinito (o dure Apple en el maravilloso mundo de la tecnología) pero, en este punto, incidiría que, es una sensación quizás no consecuente con la realidad, las novedades de la generación primera con respecto a las intermedias son mayores en importancia más no al contrario, y me explico como siempre con ejemplos: Del iPhone 4 al iPhone 5 se modificó el tamaño de la pantalla, mejor procesador y cámara, incidiendo su diferenciación en un remozado diseño. En cambio, del iPhone 5 al 5s se introdujo el doble flash led para fotos con escasa iluminación así como el sorprendente Touch-ID, función novedosa y que ha triunfado cómo el sistema de desbloqueo más seguro y sorprendente.

Comparación de modelos de iPhone

Comparación de modelos de iPhone

Si observamos lo ocurrido del iPhone 5s al 6, su diferenciación se mostraba en la diferencia de tamaño de la pantalla, nuevamente, mejor procesador y cámara, y nada más. En la próxima Keynote del 9 de septiembre, quizás, se presenten tecnologías tan maravillosas cómo el Force-Touch, una cámara trasera que aumentará a los 12 megapíxeles (estaba en los 8 megapíxeles desde el iPhone 4) y una delantera que, según rumores, podría quedarse en los 5 megapíxeles diferenciándose de los 1´2 del modelo anterior y, lo que me resulta más importante, pasar de 1 mega de Ram a los 2 (por fin).

Como bien puede vislumbrarse, las generaciones primeras inciden en la importancia del diseño para su introducción en el mercado y los modelos intermedios, en cambio, focalizan su diferenciación en una mayor tecnología en su interior, lo cual bajo mi punto de vista superan por goleada (permítanme el símil futbolístico). Otro mini-punto para los iPhone “s”.

Conclusión:

En definitiva, y ya para concluir, con estos argumentos de peso esgrimidos no me queda más remedio que confesar por ahora y para siempre (bueno hasta que vuelva a cambiar de idea, que todo es posible), que soy de generaciones intermedias, ¿y vosotros?.

 

 

 

 

Compartir.