El gobierno de Estados Unidos continúa trabajando en mejorar la seguridad y fluidez de sus relaciones internacionales. Con un nuevo enfoque que busca arremeter contra la vigilancia masiva, el presidente Biden ha decidido firmar una orden ejecutiva para proteger la transferencia de datos entre EE.UU y la Unión Europea.

Nuevo marco de transferencia de datos entre EE.UU y la Unión Europa

Este 07 de octubre, la Casa Blanca anunció las nuevas medidas oficiales implementadas por la administración de Biden en el contexto de la privacidad de datos. En este sentido, el mandatario norteamericano ha sumado esfuerzos para diseñar políticas de protección en la transferencia de datos entre el país americano y la Unión Europea.

Presidente Biden de EE.UU.

El nuevo marco de seguridad tiene como objetivo clave que las agencias de inteligencia tengan en cuenta las libertadas civiles y la privacidad de los ciudadanos. De esta forma, los mismos sean capaces de identificar, abordar y vigilar solo aquellas personas que representen claramente un riego o preocupación para la seguridad nacional.

Por otro lado, se espera que los recopiladores de inteligencia actualicen sus políticas asociadas al manejo de datos. Además, esta reciente medida de protección de la transferencia de datos entre EE.UU y la Unión Europea plantea un nuevo paradigma en el proceso de revisión y atención de las de las denuncias de privacidad impuestas por los ciudadanos.

Nueva medida de transferencia de datos entre EE.UU y la Unión Europea.

Este marco de revisión en múltiples niveles será supervisado por la Oficina de Dirección de Inteligencia Nacional (DNI). Este último será responsable de hacer cumplir la Ley en materia de infracciones de privacidad a través de sus oficinas de libertades civiles. De igual forma, el Fiscal General constituirá un nuevo Tribunal de Revisión de Protección de Datos para la aplicación de sentencias vinculantes.

La administración de Biden plantea este medida de seguridad de transferencia de datos entre EE.UU y la Unción Europea en respuesta a la anulación del Escudo de privacidad realizada en 2020. La Comisión de Europa aún debe evaluar y determinar si este nuevo marco ofrecerá suficiente protección y no comprometerá su autonomía civil e internacional.

Via Engadget