El cofundador de SpaceX tiene objetivos muy ambiciosos y la FCC se lo permite. Y es que Elon tiene los permisos necesarios para crear una red de casi 12.000 satélites orbitando en la baja órbita terrestre. Estamos a pocos años de presenciar cómo Starlink se convierte en el programa espacial con más cuerpos operativos alrededor de la tierra.

La autorización de la FCC y la codicia de SpaceX por crear una “Starlink”

7.518 nuevos satélites han sido autorizados, sumados a los 4.425 del pasado marzo, con objeto de crear una red de alta capacidad. Tal proyecto no será únicamente afrontado por la conocida compañía espacial, sino que también por “Space Exploration Technologies Corporation“.

Starlink” (o conexión estelar) es el nombre que recibe mencionado propósito. Su objetivo: establecer la primera malla interconectada de esta índole de la historia. Aún queda para alcanzar dicha meta pues, en la actualidad, Starlink sólo cuenta con 2 satélites operativos.

SpaceX tiene lo más importante a su favor: los permisos de la FCC para desplegar, en un futuro próximo, todo lo necesario. Es sorprendente pensar que en el presente contamos con 1.886 satélites en órbita frente a los 11.493, sólo de la agencia de Elon, que veremos en los años venideros.

Una meta bien intencionada con un gran contra

SpaceX

En los documentos proporcionados por la Federal Communications Commission figura información de interés sobre el proyecto. Los pequeños cuerpos a orbitar tendrán unas dimensiones de 10 centímetros y un peso de 1,3 kilogramos, aproximadamente.

El conjunto promete establecer conexiones remotas por todo el planeta azul con una velocidad del orden del gigabit y una latencia ≤ 25 milisegundos. Estarán a una altura aproximada de 1.150 kilómetros sobre la faz del planeta.

Cada satélite podrá cubrir un área máxima de 1.060 kilómetros de radio, en aproximación.

La FCC no solo da facilidades al proyecto Starlink, sino que también ha puesto un pequeño bache en su relación. Ha ordenado a las respectivas agencias a establecer un “plan B” en el que figure cómo limpiarán la órbita cuando el proyecto deje de tener cabida.

Además, Musk debe tomar medidas de seguridad para evitar que se produzcan colisiones en el sistema. Es decir, mantener una jerarquía tal que sea ínfima la probabilidad de que haya, hablando claro, un destrozo.

El programa de conexión estelar tiene previsto su primer lanzamiento masivo (de 4.425 satélites) el 29 de marzo de 2024. Si SpaceX no llega puntual a esa fecha la licencia será retirada y el plan, en un principio, quedará en suspensión indefinida.


Fuente: Bloomberg

Show Full Content

Sobre el autor Ver Posts

Alejandro Pariente

Curioso.

Anterior Facebook ha patentado un algoritmo para calcular tu nivel económico
Siguiente Android 9 Pie llega, con múltiples novedades, a los primeros Xiaomi Mi A2

Atrás
Cerrar
Cerrar