Tras el lanzamiento del M1, la industria ha cambiado por completo, alejándose la compañía cada vez más de los chips de Intel y creando una trayectoria propia gracias a la eficiencia de estos chips.

El procesador contará con 8 núcleos: 4 de alto rendimiento y 4 de eficiencia. Estos núcleos permiten alcanzar hasta 15,8 billones de operaciones por segundo. Por otro lado, el procesador gráfico contará con 10 núcleos, que permitirán un rendimiento gráfico un 35% mejor.

Además, también contará con un procesador neuronal mejorado de 16 núcleos que permitirá una mejora de un 40% respecto al M1. Apple ha anunciado que el procesador será el líder de la industria en cuanto a rendimiento por watt.

Algunas otras de las novedades con las que contamos son:

  • Memoria unificada: hasta 24GB de memoria unificada con tecnología LPDDRS.
  • Segunda generación de 5 nanómetros.
  • Capacidad de codificar y decodificar en formato ProRes, uno de los más exigentes.
  • Capacidad de conectar una pantalla externa con resolución 6K.
  • Hasta 20 millones de transistores.
  • 100GB/s de ancho de banda en memoria.

Como vemos, este M2, que se incorporará directamente el nuevo MacBook Air y MacBook Pro, será más potente todavía y permitirá crecer todavía más a la gama de los Mac, que está prácticamente renovada con los procesadores de la compañía.