AirPods. Un mes de uso.

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Hoy cumplo 30 días con los AirPods de Apple.

Os voy a contar mis impresiones sobre lo que para mí es uno de los mejores productos de Apple desde hace bastantes años.

Un buen producto.

El primer día, el día que me llegaron a casa mis AirPods, los abrí y pude sentir lo mismo que sentí en su día cuando me compré mi primer iPad. Esa sensación de estar ante algo único. Una cajita con un diseño muy bonito y pequeño, muy pequeño. Y, dentro, unos cascos que son casi idénticos a los EarPods quitándoles el cable. Un poco más bonitos, eso sí, con detalles, micrófonos y sensores.

Después de eso viene lo siguiente: no dejar de usarlos nunca. Los llevo en la cajita siempre encima, me los pongo como 10 veces más que los anteriores cascos, fuesen bluetooth o con cable. Porque son extremadamente fáciles de usar. Te invitan a usarlos. Es más fácil ponértelos y escuchar lo que tengas que escuchar a través de ellos que de cualquier otra forma. Estés dónde estés, hagas lo que hagas.

En el tema de la batería he experimentado por primera vez una ausencia. Me explico. No hay batería, no hay tiempo de uso. Funcionan. Espero que se entienda lo que quiero decir. Claro que tienen batería los AirPods y la cajita. Pero es como si no la tuviesen, es decir, los estas usando y cuando te los quitas, por mínimo que sea el momento, ya se están cargando y cuando te los quieres poner ya tienen casi toda la carga.

Y sí, he acabado la batería de los AirPods. Y necesitaba seguir usándolos. ¿Qué haces en ese caso? Simple, muy simple. Te quitas uno y lo metes en la cajita mientras sigues haciendo lo que quiera que estuvieses haciendo. Nada, 5 minutos. Y haces lo mismo con el otro. Ya está. ¿Parece fácil verdad? Pues en la realidad lo es muchísimo más. Ni lo notas.


El uso que le doy:

El mayor uso que le estoy dando es para ver series, vídeos o películas. Tienes tu iPad, Mac o iPhone en tu mesa, cama o cocina y puedes estar haciendo lo que quieras. Como levantarte para ir al baño, cocinar, recoger, limpiar, etc. Acostumbrado a estar con mi iPad sentado comiendo y que cada vez que me tuviese que levantar tuviese que quitarme los cascos y pausar lo que estuviese viendo. Ahora al tener los AirPods tengo una libertad e movimientos que engancha.

Luego también lo uso mucho para llamar. El sonido no es mejor que el del móvil pero es bueno. Una única pega aquí, la batería de los AirPods cuando hablas por teléfono baja muy rápido. Tiene para dos horas de conversación con el 100% de la batería. Pero volvemos a lo mismo, te quitas uno, lo guardas en la cajita y cuando te quieres dar cuenta ya está cargado y la conversación ha seguido de la misma forma.

Un punto negativo que tiene es que la cajita que guarda los AirPods se ensucia mucho. Atrae las fibras de la ropa que tengas. Si te lo guardas en el bolsillo se va a llenar de microhilillos de tu bolsillo. Es algo que tienen que arreglar porque se ensucia sí o sí, hagas lo que hagas.

Para terminar quiero decir que para mí es un producto redondo. Muy recomendable. Una de las mejores compras que he hecho. Animaros a comprarlos, os aseguro que no os arrepentiréis.

 

 

Compartir.