Han pasado 10 años desde que Microsoft sorprendió al mundo con su innovadora tecnología para consolas. No obstante, a pesar de haber desaparecido del mercado de videojuegos, el legado de Kinect aún se mantiene, integrado en un sin número de dispositivos que no te lo creerías.

El éxito de Kinect deja huella en la historia de las consolas

Kinect fue lanzado en 2010 como una innovadora estrategia de Microsoft ante el gigante que se alzaba desde Nintendo, y es que el famoso Nintendo Wii causó furor en el mundo de las consolas. Esto al ofrecer una experiencia de juego que dejaba de lado los típicos controles y se fusionaba a nivel de movimientos y gestos con el usuario.

La respuesta de la compañía estadounidense contra la gigante nipona fue el famoso Project Natal. Un extraordinario sistema de cámaras de profundidad que era capaz de rastrear y detectar los gestos y movimientos de nuestro cuerpo, e incluso identificar nuestras caras.

Kinect de Xbox deja un gran legado

Inmediatamente que el Kinect fue lanzado como periférico del Xbox 360, este se convirtió en un éxito de gran escala. De hecho, la compañía logró vender más de 10 millones de unidades en sus primeros 8 meses, además de obtener el Record Guinnes por ser el equipo de venta más rápido de la historia.

Su éxito fue tan grande que un sin número de desarrolladores de videojuegos se sumaron al movimiento del Kinect, creando juegos que hoy en día son parte de su legado. Dance Central y Just Dance se convirtieron en la sensación al ofrecer una experiencia de baile como ninguna otra.

No obstante, las limitaciones de Kinect se hicieron cada vez más marcadas, por lo que después de otras dos versiones y siete años más tarde, Microsoft dejó de fabricarlos. Ya en 2020 la compañía aclaró que todos los juegos del antiguo Xbox funcionarían en sus nueva Xbox Series X, excepto aquellos que requieran de un Kinect.

El legado de Kinect marca un antes y un después

Una de las proezas más grandes que trajo Kinect fue anunciada en 2013 junto en el lanzamiento del Xbox One, y es que ahora la consola podría ser encendida con la voz. Algo que hoy en día vemos en varios dispositivos que funcionan de la misma forma.

Xbox One - Kinect

El legado de Kinect es tan palpable que muchos usuarios afirman que este fue el primer reflejo de un dispositivo que realmente respondía ante la voz. Precediendo por casi un año a Siri y por más de cuatro años a Alexa, y dándonos un abreboca del futuro que hoy disfrutamos.

No obstante, este dispositivo no se queda ahí, y es que la tecnología PrimeSense de Kinect encontró un nuevo hogar en 2013 junto con Apple. Esto permitió que se creara lo que hoy conocemos como FaceID, por lo que desde el iPhone X, todos los móviles de Apple integran un “pequeño Kinect” en sus pantallas.

Recientemente Microsoft decidió resucitar su Kinect con una nueva versión de Azure dirigido a empresas como mercados y clínicas, permitiendo que su legado perdure. Por lo que, es muy probable que a futuro se desarrollen nuevas tecnologías que usen Kinect y abran las puertas a la nostalgia.

Vía Engadget

Show Full Content
Anterior Un perro robótico que cuesta 80.000 euros sorprende a algunos vecinos de Sevilla al ponerse a servir cervezas en un bar
Siguiente Intel busca potenciar su inteligencia artificial y aprendizaje automático con su nueva adquisición
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Atrás
Cerrar
Cerrar