Los generadores de arte IA han tenido gran auge los últimos meses. Cada día millones de personas utilizan este tipo de herramientas para crear imágenes interesantes y curiosas. Sin embargo, existe un gran debate en la actualidad, pues muchas personas creen que el arte generado por IA no respeta los derechos de autor.

Una situación bastante delicada

La cantidad de personas que utilizan los generadores de arte IA puede ser abrumadora. De hecho, herramientas como DALL-E ya están disponibles para cualquier persona, lo que aumenta su popularidad. A pesar de ser herramientas entretenidas, aún existen muchos críticos que se basan en la legalidad del proceso.

El verdadero problema del arte generado por IA es la forma en la que se entrenan a los programas. Las diferentes IA utilizan una serie de imágenes diferentes para imitar los resultados, pero, dichas imágenes pueden tener derechos de autor. Esto hace que muchos se pregunten si es realmente legal, por lo que trataremos de aclarar el apnorama.

Derechos de autor e IA

Un ejemplo tangible del problema es el caso de Hollie Mengert, una ilustradora de Disney. Mengert descubrió que su estilo había sido clonado por una IA de una estudiante canadiense. La ilustradora refirió que se siente como si alguien utilizara su trabajo para crear arte, para el cual no dio ningún tipo de consentimiento.

La realidad es que la legalidad de este proceso dependerá de la participación humana en el entrenamiento de la IA. Esto se debe a que aún no existe protección de derechos de autor para obras creadas solo por una máquina. Este se trata de un campo verdaderamente nuevo y quizás pasen muchos años antes de que exista una legislación.

Por su parte, es un hecho que algunas IA utilizan contenido protegido por derechos de autor durante su entrenamiento. Sin embargo, esta práctica se encuentra protegida por la doctrina de uso justo, pues el resultado se usa para fomentar la libertad de expresión. A pesar de todo, muchos artistas se encuentran molestos por ello.

Encontrar un punto medio en el que los generadores de arte IA y los artistas salgan beneficiados parece poco probable. Si bien licenciar los datos y pagar a los creadores parece ser la solución más justa, este hecho afectaría en gran medida a la IA. Por ello, podemos afirmar que se trata de una controversia que está lejos de acabar.

Vía The Verge.