¿Es posible construir una ciudad inteligente ética? Conoce la historia de estafa de Quayside en Canadá

La tecnología poco a poco se incorpora en todos los aspectos de nuestra vida, incluso en la administración de las ciudades. Las ciudades completamente inteligentes están cada día más cerca y los avances tecnológicos lo demuestran. Sin embargo, ¿se podría construir una ciudad inteligente ética? La historia de Quayside sugiere que no.

Quayside: la ciudad inteligente casi perfecta

Múltiples empresas han desarrollado tecnología para implementarla en las diferentes ciudades del mundo. De hecho, Qualcomm tienen su propio evento destinado a la promoción de este tipo de avances denominado Smart Cities Accelerate. Sin embargo, múltiples proyectos en este campo han terminado muy mal a nivel mundial.

Quayside era un proyecto de ciudad inteligente anunciado por Sidewalk Labs, una subsidiaria de Alphabet. La ciudad se encontraría en una franja de la costa de Toronto y prometía ser una ciudad inteligente con tecnología muy diversa, pero sus creadores carecían de todo tipo de ética.

Ciudad inteligente y ética

La compañía funcionaba como el brazo de planificación de Google y prometió una ciudad sin igual. El complejo contaría con botes de basura neumáticos, pavimento que derrite la nieve, toldos de lluvia retráctiles y hasta coches autónomos. Además, contaría con sensores que permitirían rastrear todo, desde el tráfico hasta la calidad del aire.

La ciudad de Quayside ocuparía un total de 12 acres y era lo que Sidewalk Labs estaría vendiendo al estado canadiense. Los límites de la ciudad estarían bien divididos y la compañía esperaba hacer un vecindario habitable que recuperara la inversión inicial. Sin embargo, los planes de la empresa parecían ser otros.

Algunos documentos filtrados revelaron que Sidewalk tenían aspiraciones mayores. La empresa planeaba adquirir 800 acres adicionales en secreto, los cuales se usarían para ubicar un campus de Google. La excusa de la compañía era que necesitaban terreno adicional para que el proyecto funcionara.

Sidewalk decide abandonar el proyecto de Quayside en 2020, culpando a la pandemia de interponerse en sus planes. La realidad es que la construcción de la ciudad inteligente tiene un trasfondo más oscuro, el cual culmina en estafa y en la falta de ética de los directivos. Sin embargo, este es solo un capítulo oscuro en la historia que no debe interferir con planes futuros.

Vía Curbed.

Luis R.
Luis R.
Luis es estudiante de Medicina en la Universidad de Oriente. Adquirió gran fascinación por la tecnología al ver cómo esta podría mejorar nuestro día a día y dedica parte de su tiempo a ayudar a miles de lectores con sus guías y tutoriales.

Artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí