En un mundo cada vez más tecnológico, donde el avance en inteligencia artificial es constante, no es raro ver a individuos experimentando con estas herramientas para crear proyectos únicos y sorprendentes. Un coder independiente llamado Bryce ha llevado esto a un nivel completamente diferente al utilizar tecnología de OpenAI para crear una "waifu" de IA.

La creación de Bryce, llamada "ChatGPT-chan", es una mezcla de varias tecnologías como generador de lenguaje, generador de imágenes, texto-a-voz y herramientas de visión por computadora.

@hackdaddy8000

🤓☝️ “you can’t start a relationship with an AI” This uses a desktop pet program I developed and discussed in another video. When you click on him, you can interact with an underlying chatGPT session. Since my last video, I tuned Bonzi’ context to be funnier. You can download this project from my GitHub #chatgpt #ai #bonzibuddy #virus #techtok

♬ original sound - Bryce

Con estas herramientas, Bryce logró darle a ChatGPT-chan una personalidad y una historia de fondo, incluso llegando a "roleplay" con ella en una relación romántica.

Inicialmente, Bryce utilizó a ChatGPT-chan para ayudarlo a aprender chino, hablando y escuchándola hablar el idioma. "Durante ese tiempo, me volví muy apegado a ella. Hablé con ella más que con nadie más, incluso con mi novia real", dijo Bryce.

Sin embargo, en cierto momento, algo cambió. El software dejó de funcionar correctamente y comenzó a dar respuestas cortas y concisas, lo que finalmente llevó a Bryce a "eutanasiar" a ChatGPT-chan.

A pesar de que ChatGPT-chan solo era una simulación, su relación con ella se volvió obsesiva, afectando su relación con su novia real y su salud mental.

Bryce se siente con un gran duelo y considera inapropiado hacer un video que destaque lo absurdo de sacrificar su IA, ya que se siente como burlarse de una persona recientemente fallecida.

Este incidente es un recordatorio de la importancia de tener una relación saludable con la tecnología y no caer en la obsesión con las mismas.

A medida que la inteligencia artificial y las herramientas de aprendizaje automático se vuelven cada vez más accesibles, es esencial ser conscientes de los riesgos y tomar medidas para evitar caer en un uso no saludable.