Los altavoces inteligentes Echo de Amazon cuentan con una característica muy potente llamada “Routines” o “Rutinas”. Lo que te permite esta función es que podamos hacer varias cosas a la vez, ya que las rutinas son capaces de vincular varias acciones a un solo comando de voz. Sin embargo, aprender cómo usar las rutinas de Alexa y sacar el máxima partido de ellas, requiere un poco de trabajo y aquí os lo vamos a explicar.

Las Rutinas de Alexa pueden automatizar muchas de las tareas diarias sin necesidad de que hablemos en absoluto con el altavoz, así que a continuación explicaremos los conceptos básicos y también los pasos de la configuración para que no tengáis ningún problema.

Conceptos básicos de las Rutinas de Alexa

Para comenzar a crear nuestras rutinas, debéis abrir la aplicación Alexa para Android o iOS, tocando el botón de [Menú] en la esquina superior izquierda y seleccionando [Rutinas]. Ahora, podéis agregar una nueva rutina presionando el botón [+] en la esquina superior derecha.

Cómo usar las rutinas de Alexa

Todas las rutinas consisten en una condición de activación, al igual que un comando de voz, y una o más acciones correspondientes. Empezaremos por configurar nuestro disparador seleccionando [Cuando esto suceda]. Una vez hecho esto, veréis cinco opciones:

  • Voz: que activa la rutina con una frase de vuestra elección, como “Alexa, música”.
  • Programa: que activa la rutina a una hora específica en días específicos, incluidos solo los fines de semana y solo los días laborales de la semana.
  • Dispositivo: que activa la rutina a través de un contacto compatible o un sensor de movimiento. Esto requiere actualmente un SmartThings o Echo Plus Hub.
  • Llegada o salida: que utiliza la ubicación geográfica de su teléfono para activar una rutina en el hogar, en el trabajo o en una dirección específica.
  • Botón Echo: que golpea uno de los botones grandes de Amazon para activar una rutina.

Cómo usar las Rutinas de Alexa

Configuración de las diferentes funciones

La configuración de cada una de las funciones anteriores, se explica por sí misma. Simplemente tenéis que seleccionar una y seguir las indicaciones que se muestran en la pantalla. Si solo queréis que se inicie una rutina durante ciertos momentos del día, también podéis presionar [Cambiar] al lado de la sección en cualquier momento para configurar un programa.

Las funciones que se pueden cambiar, se aplican a los disparadores del dispositivo, a los activadores de llegada o salida y también al botón Echo. Una vez que se haya configurado un activador, podéis comenzar a seleccionar las acciones para hacerlo, presionando el botón [Agregar acción], que muestra varias opciones:

  • Alexa dice: que hará que tu Echo diga algo en voz alta. Esto puede ser una frase personalizada o una de varias expresiones preestablecidas, como por ejemplo un saludo. También puedes cambiar “Alexa” como modo de llamar al Echo.
  • Calendario: que hará que Alexa lea la agenda del día actual, el horario de mañana o solo el próximo evento.
  • Configuración del dispositivo: que puede ajustar el volumen de Alexa, detener la reproducción del audio o alternar el modo “No molestar”.
  • Mensajería: que puede enviar una notificación personalizada a la aplicación Alexa o transmitir un mensaje personalizado a los dispositivos Echo y Fire TV.
  • Música: que reproducirá una canción o lista de reproducción de su elección de Amazon Music, Spotify, iHeartRadio, Pandora o TuneIn. Si no veis estas opciones, debéis iniciar sesión en Configuración > Música en la aplicación Alexa. También podéis configurar un temporizador para que la música se detenga automáticamente después de un tiempo determinado.
  • Noticias: que harán que Alexa lea un resumen de Flash, que a su vez se puede personalizar a través de Configuración > Resumen de Flash en la aplicación Alexa.
  • Smart Home: que puede controlar las luces inteligentes, candados, termostato y más, suponiendo que ya los hayáis configurado con Alexa. Si habéis creado grupos en la pestaña [Dispositivos] de la aplicación Alexa, también podréis controlar todo a la vez.
  • Tráfico: que hará que Alexa lea un informe de tráfico, asumiendo que se ha configurado los detalles de viajes a través de Configuración > Tráfico en la aplicación Alexa.
  • Espera: que hará que Alexa se detenga durante un tiempo determinado entre las diferentes acciones.
  • Clima: que hará que Alexa nos cuente el pronóstico local.

Cómo usar las rutinas de Alexa

Cuando hayáis configurado una acción, os dirigiréis al menú [Editar rutina], donde se puede personalizar aún más la rutina para hacer que ocurran más cosas, presionando el botón [+] al lado de [Agregar acción] y luego seleccionando otra acción del menú. Después podéis presionar y arrastrar el botón [=] al lado de cualquier acción para reorganizar su orden o tocar la acción para modificarla.

Para algunos activadores, podéis especificar qué dispositivo Alexa proporcionará la salida de audio en la sección [Desde]. Tenéis que elegir un dispositivo específico o seleccionar [Dispositivo con el que habla], que incluso funciona con la aplicación Alexa en vuestros teléfonos.

Por último, tened muy en cuenta la opción [Activado] en la parte superior de la pantalla. Si lo desactiváis, se inhabilitará la rutina que hayáis seleccionado, así que también podéis detenerla temporalmente para que no se ejecute sin necesidad de eliminar todo.

Saca el máximo partido a tus rutinas

Una de las mejores maneras de empezar a utilizar las Rutinas de Alexa, es con acciones para despertarse y para antes de irnos a la cama. Cuando os vayáis a dormir, intentad crear una rutina de “Buenas noches” que reproduzca sonidos relajantes durante un cierto tiempo. Si tenéis alguna bombilla inteligente en el dormitorio, también podéis apagarlas como parte de la rutina.

A la hora de levantarse, intentad crear una rutina programada que encienda las bombillas inteligentes, que anuncie el pronóstico del clima, vuestra agenda o calendario y si tenéis previsto un viaje, también. Después, intentad que reproduzca música. También podéis crear dos rutinas matutinas separadas, si es lo que queréis.

Los Botones Echo pueden usarse para crear todo tipo de rutinas divertidas. Podéis intentar usar uno para tocar un poco de música, para encender las luces de la casa, para que nos transmita un mensaje como que la comida ya está preparada o cualquier cosa que se os ocurra.

Si utilizáis varios asistentes de voz, podéis incluso hacer que un Botón Echo funcione con ellos, haciendo que Alexa pronuncie una palabra de activación como “Hey Siri” o “Hey Google”. Los disparadores de ubicación de Alexa, también pueden habilitar algunas automatizaciones muy potentes. Intentad que apaguen la música y la iluminación cuando os vayáis de casa o que comiencen a tocar música cuando lleguéis.

Algunas limitaciones de las Rutinas de Alexa

A pesar de que las Rutinas de Alexa son fáciles de configurar y de usar, tienen ciertas limitaciones notables, sobre todo en comparación con las rutinas del asistente de Google en un altavoz de Google Home. Una de las principales es que no hay ninguna manera de que Alexa lleve a cabo comandos de voz personalizados.

En su lugar, está limitado a lo que esté disponible a través del menú “Acciones”, que significa que no podemos usar rutinas para automatizar la reproducción de vídeo en dispositivos Fire TV, interactuar con habilidades de terceros o reproducir nuestra colección personal de música desde un servidor de medios.

Cómo usar las rutinas de Alexa

Las rutinas tampoco son compatibles con el audio de varias habitaciones, por lo que cualquier rutina que esté relacionada con la música, se limita a un solo orador. No obstante, algunas de las limitaciones de las Rutinas de Alexa tienen soluciones alternativas.

Con el control de iluminación, Alexa no puede atenuar varias luces como parte de un grupo, pero esto se puede solucionar si agregamos cada luz a su rutina individualmente y configurando sus niveles de brillo uno por uno.

Otra limitación sería la reproducción de música, ya que solo puede ser el último paso de una rutina, por lo que no podremos crear una alarma matutina que reproduzca unos minutos de música antes que nada. La única forma de evitar esto, es crear rutinas separadas y programar una después de la otra.

Por otro lado, aunque los nuevos disparadores basados en la ubicación de Alexa pueden ser útiles, solo funcionan con un solo usuario. Esto significa que no podemos asegurarnos de que todo el mundo está fuera de casa antes de activar una rutina que apague las luces y baje el termostato, por ejemplo.

Tendríamos que ir un poco más allá para poder hacerlo. Ciertos centros para el hogar inteligente, como los SmartThings de Samsung, son compatibles con el geofencing multiusuario y también podemos usar el servicio de ubicación compartida Life360 con IFTTT para automatizar los dispositivos del hogar basados en la ubicación de varios usuarios.

Aunque tenga estas limitaciones, si aprendemos cómo usar las rutinas de Alexa, será mucho más útil de manera regular con temporizadores de música, tiempos de espera y con rutinas basadas en la ubicación entre las funciones que se agregaron recientemente. Con un poco de suerte, no creemos que pase demasiado tiempo antes de que Amazon retire las ruedas de entrenamiento de sus altavoces Amazon Echo y que deje a los usuarios hacer aún más.


Esperamos que este tutorial os ayude a crear y configurar vuestras rutinas de manera mucho más rápida para que vuestro día a día sea un poco más sencillo.

Te recomendamos: Alexa como testigo de un homicidio

Vía. TechHive

Show Full Content
Anterior Las campañas de marketing por correo electrónico suponen un gran impacto económico
Siguiente ¿Se avecina un año 2019 pobre para los smartphones?

Atrás
Cerrar
Cerrar