Fotografía analógica VS fotografía digital: la fotografía analógica aún vive

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

A pesar de la imparable evolución de la fotografía digital todavía quedan quienes son fieles a la técnica tradicional. Antiguallas, carretes, revelado químico… Te contamos por qué la fotografía analógica sigue hoy en día contando con una reputación propia.

Fotografía analógica VS fotografía digital

Podríamos debatir sobre este tema largo y tendido, enumerando las ventajas y desavenencias de ambas partes. Sin embargo, hoy daremos nuestra opinión desde el punto de vista de una persona que se inicia en la fotografía. Aunque esta disertación también es válida para aquellos que ya conocen la materia pero quieren ir más allá.

Tres son las principales virtudes; entre otras muchas, de echarte al hombro una cámara analógica. Lo que no quire decir que en tu equipo sigas contando con tu máquina digital…

1. Aprendes a dominar el control Manual

Las cámaras analógicas no tienen modo automático¹. Por tanto, cada vez que hagamos una foto nos toca jugar con el triángulo de la fotografía: apertura, velocidad de obturación y sensibilidad. Es un concepto básico en fotografía que encontrarás en cualquier manual, aunque te recomendamos esta explicación.

Sin embargo, no pienses que estar modificando los parámetros de la cámara nos va a llevar mucho tiempo, tiempo que a veces es muy valioso. Una vez hayamos interiorizado estas relaciones y con un poco de práctica (entrénate disparando con tu cámara digital en modo M) nos saldrá natural.

fotografía analógica triángulo exposición iso apertura velocidad relación

Imagen del estupendo blog Fotografía Esencial

Ver la luz de la escena, calcular los parámetros a sentimiento y disparar. No es nada difícil, te lo aseguro. El acto de observar y pensar en cuánta luz tienes y qué tipo de fotografía quieres plasmar, te ayuda a comprender y analizar el proceso.

2. Piensa bien cada fotografía

Esto es esencial puesto que cada click te cuesta dinero. Tómate tu tiempo, piensa bien el encuadre, el momento justo… Lo primero que se aconseja a los principiantes, o simplemente aquellos que quieren fotografiar mejor, es que no vayan a lo loco. No hagas miles de fotos (“Total, si la tarjeta de memoria es casi infinita”)…piensa antes de disparar. 

Uno de los grandes beneficios de disparar con una máquina analógica es que nos ayuda a reflexionar sobre temas que quedan ocultos tras la inmediatez de lo digital. Puedes hacer lo mismo con tu cámara moderna o teléfono, ¡simplemente tienes que prometerte el no spamear el botón de disparo!

Además de mejorar nuestra técnica, y como cuestión personal, creo que nuestras fotos analógicas son más originales. Esto es gracias al grano de la película fotográfica, que le da un carácter especial.

3. Tienes los disparos contados

Menos fotografías significa menos tiempo de revelado, ya sea frente al ordenador o en una habitación oscura. Ahora te contaré que yo no revelo mis negativos, eso se lo dejo a los verdaderos herederos de la fotografía analógica.

Con mi cámara digital tras una sesión me puedo plantar con 500 fotos perfectamente. Cuando ya pensaba que estaba satisfecho me doy cuenta de que aún me queda el tedioso camino de: volcar, filtrar, reencuadrar, retocar… ¡Qué fastidio! ¡Cuánto tiempo perdido para conseguir un puñado de fotos!

Si bien revelar un carrete cuesta dinero, en torno a los 10 euros, siempre podemos pedir que además de en papel nos envíen una copia al correo. Pensemos: un carrete de 36 disparos (6€), revelarlo (10€) y respaldo digital (12€)… total 28€.

Todavía recuerdo cuando mis padres me compraron una cámara analógica desechable para un viaje con el colegio a Barcelona. Hice 27 fotos, en vez de 270 que haríamos hoy (y algunos muchas más). Y con esas capturas de los mayores “hitos” de aquellos días resumí perfectamente el viaje: una fotografía de la comida que tanto me gustó, de aquél edificio de Gaudí, de las sonrisas de mis compañeros…

klasse w black camara carrete analógica fotografía analógica

No hacían falta más, treinta fotos en el momento justo fueron suficientes. Recuerda, “menos es más” que diría el arquitecto Mies van der Rohe (1886-1969).

Bueno… ¿pero qué cámara me compro?

El mundo de la fotografía analógica es un auténtico chollo. Puedes encontrar aparatos fantásticos a precios irrisorios, y no solamente hablo del cuerpo: piensa en lentes, flashes, fundas… A mi personalmente hay modelos de aspecto retro, con cuerpo metálico, que me enamoran.

Si estás empezando te recomiendo comprar una cámara barata, menos de 100€ junto con un objetivo zoom que te de juego. Por ese precio tienes la estupenda Nikon F100, de formato completo, comparable a la D810. Le valen tanto ópticas antiguas como nuevas, e incluso funciona con el VR.

Nikon FM3a cámara de fotografía analógica retro plata

La mítica Nikon FM3a

También puedes hacerte con auténticas joyas como la Nikon FM3a, para muchos la mejor cámara del mundo (en torno a los 600€). O incluso, decantarte por las famosísimas Leica alemanas. Una analógica de la serie M ronda las cuatros cifras, en euros.

El mercado de segunda mano es enorme, no dudes en buscar en sitios como eBay, Wallapop y MilAnuncios. Si vas a gastar un buen dinero, y no eres un experto, lo mejor será que te acerques a una tienda especializada.²

Conclusiones

Como ya hemos comentado más arriba, puedes conseguir lo mismo con tu cámara digital si eres tenaz. Basta con tener calma, proponerte un número de fotos máximas, etc. Dejaremos para otra ocasión el tema de las cámaras lomográficas o especiales, como las de banco fijo o TLR…

También puedes probar las analógicas instantáneas. Fujifilm sigue vendiendo estas cámaras que imprimen fotos en el momento con un estilo reconocido en todas partes. Las que se anuncian tienen un tamaño de papel más pequeño, mini, y un precio muy atractivo (menos de 100€).

fotografía analógica blanco y negro monocromo analógica catedral sevilla marca cantero

Marca de cantero y vista desde la Catedral de Sevilla

Por último una reflexión personal. La fotografía analógica tiene otra característica que me encanta: los albúmes. ¿Cuántas fotos tienes en tu teléfono que no miras jamás? O mejor dicho, ¿cuántas fotos has perdido con un cambio de móvil o porque se te ha estropeado el ordenador?

Imprimir tus propias fotos te permite recordar aquella sesión o viaje que hiciste. Aunque no te lo creas, seleccionar las mejores fotos, ordenarlas temporalmente, añadir algún comentario a boli… en un álbum físico es mejor que una carpeta en tu ordenador.


¹ Esto no es realmente así, las cámaras analógicas tope de gama como la Nikon FM3a dispone de Prioridad a la Apertura. Si la cámara lleva pilas entonces es posible que conste de modos semiautomáticos.

² Hay que andar con pies de plomo al comprar una cámara con más de 10 años de antigüedad. Tienes que saber si está muy trillada, si mecánicamente funciona bien, si el objetivo no tiene hongos…

Compartir.